Qué comemos en Rusia. Parte 3: cereales y granos


Cereales son unos productos básicos de la cocina rusa. Y no sólo usan para preparar pan o empanadas, sino con ellos hacen platos parecidos a las gachas, es decir los cereales cocidos con el agua o con la leche. Este plato se llama la “kasha” en ruso. Un refrán antiguo dice literalmente: “El shchi y la kasha son nuestros alimentos”, pero literariamente lo he modificado algo así: “Los shchis y cereales, nuestras fuentes vitales”. Posiblemente no conocéis todos los tipos de grano que utilizamos en nuestra cocina, y por eso os propongo una adivinanza visual, y la solución encontraréis a continuación. ¿Sabéis qué está en la imagen de arriba?

 

Los  cereales más populares en la cocina rusa son trigo y centeno (que principalmente se usan para la preparación de panes, panecillos o empanadas, pero la sémola de trigo es muy utilizada para las gachas también), arroz, cebada perlada (o partida),  mijo y alforfón (o el trigo sarraceno). Los tres últimos están en la imagen de arriba, el mijo de grano amarillo y el alforfón del color marrón. El alforfón se aprecia mucho por su alto contenido de proteína  y de vitaminas y minerales.

Las kashas pueden ser dulces o saladas, secas (es decir, friables) o melosas. También están muy populares sopas con cereales (algo parecido a arroces caldosos, pero un lugar de arroz puede ocupar cualquier tipo de grano). Habitualmente la kasha seca se prepara con el agua en la proporción de 1 parte de los granos por 2 partes del agua, y puede comerse sola, o como acompañamiento para carnes o pescados, o formar parte de algún plato típico de la cocina rusa. Así cocinamos, por ejemplo, un alforfón (la botánica no lo considera un cereal sino una planta herbácea, pero se utilizan en la cocina sus granos). En una olla o un cazo ponemos los granos y vertemos el agua, para la kasha friable cogemos dos partes del agua por una parte de granos, añadimos una pizca de sal, llevamos a ebullición, tapamos y cocemos a fuego lento durante 15-20 minutos. Al plato preparado añadimos una nuez de mantequilla, pues como dice el otro refrán popular ruso, “Nunca deterioras la kasha añadiendo la mantequilla”.

IMG_20160227_234134a

Este plato va como acompañamiento para carne o pollo, o se mezcla con la cebolla y panceta frita, o con setas, en fin hay muchísimas modos de comerlo.

IMG_20160227_235706a

Si queremos obtener las gachas melosas, vertemos más agua, pero verdaderamente las gachas melosas se preparan con la leche (con o sin adición del agua) y el azúcar. Unas de las gachas más populares son las de copos de avena con leche, que están muy parecidos al llamado porridge inglés.

IMG_20160302_074632a

Si las gachas cocinamos de arroz, obtenemos un plato que en España se come de postre: arroz con leche. Pero en Rusia las gachas dulces a base de la leche se comen como un plato principal para el desayuno, y la ración de este plato es algo mayor de aquellos 125 gramos que componen un vasito de dicho postre. El caso es que en Rusia acostumbramos desayunar bien, porque luego  no tenemos una ocasión para comer hasta la hora de la comida (habitualmente la gente tarda una o dos horas de ida al trabajo, y trabaja sin parar hasta la comida de mediodía). Por supuesto hoy día no todos comen las gachas para el desayuno, hay muchos otros platos para empezar el día, sin embargo la kasha sigue ocupando su notable lugar en la dieta rusa. Hasta ahora si a alguien le falta fuerzas para algo (por ejemplo, en un gimnasio), a el le dicen “has comido poca kasha”. Hay muchas otras frases hechas con etsa palabra. Decimos que “hemos cocido una kasha” si hemos caído en una situación dificíl, y “no coceríamos con él ni una kasha” si vemos que alguien carece de algunas habilidades útiles. También si uno habla incomprensible y con mala articulación, “tiene kasha en la boca”, y la tiene en la cabeza, si sus ideas son muy liados.  Y por fin, nuestro calzado “pide kasha” si se le ha despegado la suela.

Y al final, un cuento popular ruso, que he intentado traducir para mis lectores. Se llama “Las gachas del hacha”.

Каша_из_топора_(кадр)

Foto de Wikipedia

Érase una vez que un soldado iba a casa para pasar unos días de permiso. El camino era muy largo, y el soldado cansó y tuvo hambre. Llegó a una aldea, llamó a la primera puerta. Le abrió una vieja mujer.

– Dejadme pernoctar, por favor.

-Entra, soldado. Pero no tengo nada para comer,- contestó la mujer codiciosa.

Entre tanto el soldado notó un hacha bajo un banco.

-No hay mal en ello, dueña. Si no hay nada, puedo cocer las gachas del hacha.

– ¿Cómo es posible? – juntó las manos la mujer.

-Ya lo vos veréis ahora mismo. Dejadme una olla, por favor.

La mujer trajo una olla, el soldado vertió el agua, lavó el hacha, la metió en la olla y la puso al fuego. Cogió una cucharada, removió el agua, la probó.

-¿Bueno, y qué? – preguntó la mujer.

-Pronto estarán preparadas, – contestó el soldado. – Da pena que no hay sal para sazónarlas.

-La sal yo la tengo, sazonalas.

El soldado sazonó el agua y la probó otra vez.

-¡Qué sabroso! Si tengamos un puñado de granos…

La mujer le dio un saquito:

– Coge, échalos cuánto quieras.

El soldado echó los granos. Cocina, remuévelo todo, prueba…

-Las gachas son estupendas. Si podríamos añadirlas un poquito de mantequilla, sean verdadera gollería.

Se encontró la mantequilla también.

-Vamos, mujer, ahora poned vos el pan a la mesa y coged la cuchara, y ¡a comer!

Comieron los dos las gachas y la mujer lo pregunta al soldado:

-¿Y cuándo vamos a comer el hacha?

-Mira, dueña, no se ha cocido a punto, la cojo y luego  la coceré más de camino. Será un buen desayuno.

El soldado metió el hacha en su macuto, se despidió con la mujer, y se fue a la otra aldea. Así el soldado inventivo comió las gachas y llevó el hacha.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Qué comemos en Rusia. Parte 3: cereales y granos

  1. Pingback: Qué comemos en Rusia. Parte 5: setas | vozdemoscu

  2. Pingback: Qué comemos en Rusia. Parte VI: shashlik | vozdemoscu

  3. Pingback: Qué comemos en Rusia. Parte VII: productos lácteos | vozdemoscu

  4. Pingback: Qué comemos en Rusia. Parte 4: sopas | vozdemoscu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s