Cómo viajamos en Rusia


Ya sabéis que Rusia es un país inmenso, con sus 10.000 kilómetros de longitud entre sus fronteras occidental y oriental y sus 11 husos horarios, y eso es una causa de ciertas incomodidades para viajar por todo el territorio. Sin duda, hay muchas líneas de aviación en todas las direcciones tanto dentro del país como al extranjero. Y hay muchos lugares inaccesibles de otra manera, por ejemplo, ciertas regiones apartadas de Siberia, del Extremo Norte o Extremo Oriente. En algunos territorios vastos y poco habitados casi los únicos medios de comunicación son helicópteros o aviones pequeños, por ausencia de carreteras ni ferrocarril.  Y todavía en las regiones del Extremo Norte están frecuentes medios de locomoción como trineos tirados por renos o perros de atelaje. Pero en la entrada actual no voy a contaros las cosas tanto exóticas, pero se tratará de los trenes que surcan nuestra tierra del norte al sur y del oeste al este. Por cierto, hace un mes yo y mi familia tuvimos un viaje de 36 horas de duración y de 1500 kilómetros de recorrido, sólo de ida, a la playa de la ciudad rusa meridional de Anapa, y luego de vuelta también. El caso es que no me atrevo viajar volando por Rusia. Y mis amigas y amigos en España siempre sorprenden: cómo es posible pasar tanto tiempo sentando.

La verdad es que no sentamos todo el rato que dura un viaje. Todos los trenes de largo recorrido están dotados con camas, normalmente son cuatro camas en cada uno compartimiento: dos de arriba y dos de abajo.

p1070361a

Uno de más confortables compartimientos (dotados con fijadores del enchufe, la luz individual, etc.).

p1090653a

Y un compartimiento menos confortable en un tren más antiguo.

Así podemos pasar los días sentando y las noches – tumbando y durmiendo (sin duda, podemos también dormir una o más siestas durante el día). También andamos por un pasillo

p1090803a

y salimos del tren durante sus paradas que pueden durarse mucho tiempo en las ciudades grandes, hasta unos 40 minutos y más. Las paradas podemos aprovechar para comprar algo de comer o leer, para fumar o para movernos un poco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para comer hay un coche restaurante en todos los trenes, pero a mí me parece algo incómodo ir a un restaurante si viajas con equipaje: necesitaras dejarlo sin vigilar. Hay trenes donde los encargados del coche ofrecen la comida caliente  a los pasajeros uno o más veces al día, pero la mayoría de trenes carecen tal servicio y normalmente pasajeros preparan anteriormente la comida para su viaje. Para la comida de viaje elegimos alimentos aptos para guardarlos sin frigo durante largo tiempo: conservas, pates en latas, pan, ciertos tipos de quesos, galletas y biscochos, envases de ración de pastas o purés de patata de preparación rápida. En verano las frutas y verduras como manzanas, bananas, mandarinas, pepinos, tomates, etc. Cada coche está dotado con un hervidor o una caldera grande con agua hervida de alta temperatura, y por eso durante todo el viaje se puede echar agua hirviendo a un bote para preparar la comida rápida o simplemente hacer té o café.

titan

La foto de este sitio.

También siempre podemos comprar una taza de té o café que prepare para nosotros un encargado del coche.

te

La foto de este sitio.

 

¿Qué más podemos hacer durante un viaje? Es buena posibilidad para leer libros o periódicos, hay quienes prefieren solucionar crucigramas y rompecabezas o jugar a juegos de mesa. Pero en la actualidad la mayoría de viajeros intentan matar el tiempo metiéndose a los móviles, tabletas y todo eso. Sin embargo, no todos los vagones están dotados de fijadores del enchufe para el uso de todos (aunque al lado de baños hay unos de baja tención para maquinillas de afeitar).

moskva-samara-poezd-dvuh-53cp

Uno de los trenes más modernos en Rusia. Tiene dos pisos, y todos sus compartimientos están dotados con fijadores del enchufe y mucho más (aunque sin duchas, por lo menos en recorridos de un par de días). La foto de este sitio.

Pero lo más interesante a mi gusto es simplemente contemplar paisajes que corren tras de la ventana. Cuando viajas en la dirección del sur, poco a poco los bosques de coníferas se cambian en los de hoja caduca, y éstos a su turno dan lugar para estepas. En la dirección del norte o del este, al contrario, vas adentrándote a la taiga. Como imágenes de película se turnan bosques y cultivos, ríos pequeños y grandes, praderas con vacas o caballos pastándose en paz. El mundo está lleno de maravillas que nos ofrece la naturaleza, y la de Rusia no es una excepción.

p1090655a

p1090810a

p1090799a

p1090808a

Los cultivos de girasol en el sur del país.

A veces podemos ver locomotoras antiguas, que más parecen a un objeto de museo.

p1090785a

p1090789a

En la Rusia soviética la gente solía trasladarse mucho por todo el país: por llamamiento del partido comunista los jóvenes se echaban a roturar las tierras vírgenes o elevar las nuevas ciudades, y además todos los graduados al acabar sus estudios tenían que trabajar tres años según su designación en un lugar que podría estar al otro extremo del país. Para evitar tal destino tenía que tener buenas aldabas. Así mis padres se encontraron en Siberia como recién graduados en medicina, al mismo tiempo tenían muchas ganas de comprobar su autonomía a una gran distancia de sus familias, conocer unos lugares nuevos y sentir todo lo romántico. Me llevaban consigo varias veces en mi infancia, pero tengo pocos recuerdos de esos viajes. El viaje más largo que recuerdo bien y que emprendí en tren era de tres días completos, desde Moscú a Ereván, la capital de Armenia, que tuvo lugar en mi adolescencia. Pero todavía hay quienes viajan de Moscú a Vladivostok, y este viaje tarda casi una semana. Hay varios trenes que van por el ferrocarril Transiberiano, pero el más cómodo es el que se llama “Rusia”. Es la ruta ferroviaria de pasajeros más extendida en el mundo que pasa dentro de un  país, y atraviesa casi todo el continente euroasiático (sin contar una pequeña parte de la Europa occidental). En este tren hay todo lo necesario para un largo viaje: cuarto de duchas, frigoríficos, cocinillas eléctricas, hornos microondas, un cuarto para el uso comunitario con secadores de pelo, planchas y tablas de planchar. Durante el viaje es posible escuchar obras literarias por la radio.

También en Rusia existen varios trenes turísticos, por ejemplo el Expreso Transiberiano o el expreso turístico que circula alrededor del lago Baikal. Las condiciones y servicios en este tipo de trenes, así como sus precios, son de lujo y parecen a todos los demás trenes turísticos que existen por todo el mundo.

Para nosotros un viaje en tren, pese a ciertas incomodidades en las  condiciones de vida durante el trayecto, es algo que despierta dentro de nuestro ser todo lo romántico, los deseos ocultos de descubrir nuevas tierras o por lo menos conocer nuevos lugares. Y eso es la razón debido a la cual cada otra vez subimos a un tren y nos ponemos en camino.

p1070786a

 

Anuncios

14 pensamientos en “Cómo viajamos en Rusia

    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      Muchas gracias, Luís. Sí, en España nunca vi trenes con literas, Aunque la península Ibérica está muy extendida, con unos 12 horas es posible atravesarla completamente, sobre todo con AVE. En Rusia todavía casi no hay líneas de alta velocidad.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo y buen día.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  1. Fabio Descalzi

    Impresionantes las distancias rusas. Pensar que en Uruguay recorremos un máximo de 500 kilómetros hacia el norte, atravesamos grandes campos “vacíos” (por supuesto que muy verdes y llenos de ovejas) sin gente, y nos parece demasiado… llegando siempre en el día…

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Diego Ponce

    привет, muy buen relato, me ha gustado mucho pues en mayo estuve en Rusia y viaje de Moscú a San Petersburgo en tren fue una excelente experiencia aunque debo decir que lo hice en platzkart pues tenía mucha curiosidad de cómo viajan juntos tantas personas, fue excelente pues hice nuevas amistades. saludos desde Veracruz México

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      Hola Diego, ¡Encantada! He leído mucho sobre Veracruz, muy interesante y bonita ciudad. ¡Qué experiencia! El platzkart es algo muy especial, siempre intento evitarlo. Solo si el viaje no dura más que 6-7 horas puedo viajar así, como en tu caso. Adrede no mencioné el platzkart en este artículo para que no asustar a mis lectores, jajaja. Gracias por compartir las impresiones y por comentarme. Saludos desde Moscú.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s