Buscando la Navidad


Un día viviendo en España entré a una librería y vi un libro que atrajo mi atención. Fue un libro infantil donde se había tratado sobre las tradiciones navideñas en distintos países del mundo. No me atreví a comprarlo porque mi hijo ya estuvo mayor para aquel libro, aunque me picó el gusanillo para hojearlo directamente en la tienda. Y supe muchas cosas interesantes acerca de cómo celebran la Navidad en India, China o Japón, por mucho que extraño lo suene. Entre las páginas del libro encontré un relato sobre Rusia y sus tradiciones navideñas, que me hizo los ojos como dos platos. Fue entonces cuando conocí la primera vez en mi vida a un personaje llamado la señora Babushka, que, como insistieron los autores del libro, está encargada de repartir regalos para niños en la Nochebuena en Rusia. Pero… nunca he oído hablar de eso en mi país.

campo-nieve-p

La foto de esta página web

La palabra “Babushka” significa “abuela”, es decir la madre de una madre o de un padre de familia, así la llaman los niños. Y la única verdad es que las babushkas, las abuelas de familia, siempre hacen regalos a sus queridos nietos. La leyenda de la señora Babushka es muy interesante y la os dejo para la leáis. Existen las versiones más detalladas de esa historia, se puede encontrarlas en la red.

Hace muchos años, en Rusia, la señora Babushka no podía dormir por culpa del resplandor de una estrella. La estrella le dijo a la señora Babushka que la siguiera, pero hacía tanto frío que ella prefirió dormir.

La noche siguiente hacía mucho más frío y vinieron unos ángeles celestiales que le dijeron lo mismo que la estrella, pero ella no hizo caso e intentó dormir.

La tercera noche hacía mucho más frío que la segunda y esta vez fueron los Reyes Magos los que le dijeron que les siguiera porque había nacido el Niño Dios. Y la señora Babushka se quedó durmiendo.

A la mañana siguiente se abrigó bien y fue al Portal de Belén para conocer al Niño Jesús, pero llegó tarde y desde ese momento cada Nochebuena va de casa en casa entregando muñecos y muñecas por toda Rusia.

Fuente: https://laclasedeencarna.wordpress.com/7-sabias-que/en-rusia-es-la-senora-babushka-la-que-reparte-los-juguetes-en-nochebuena/

A mi me cuesta imaginar la ruta de los Reyes Magos a través de Rusia, con sus pobres camellos en pleno invierno con las temperaturas mucho bajo cero y las capas de la nieve que  cubren la tierra alcanzando el grosor de varios metros. Pero muy bonito es el relato, y mi gusanillo me llevó a investigar su origen: porque se trata de una tradición rusa absolutamente desconocida no sólo para mi sino para la mayoría de la gente en mi país. Resultó que en 1960 ha sido publicado un libro ilustrado con el título “La señora Babushka y los Tres Reyes Magos” editado en Parnassus Press, una pequeña editorial californiana. El libro es una obra de Ruth Robbins, una escritora estadounidense, y Nicolás Sidiakov, un pintor de origen ruso. Los autores presentaron el argumento como una redacción de un cuento ruso popular, aunque todavía sigue estando desconocido este cuento dentro del folclore ruso. Así, y es lo que me encanta, es la posibilidad de llegar a descubrimientos increíbles con un solo click, gracias a nuestros tiempos. Espero que os guste la historia y las cosas concomitantes a ella.

dsc00468ab

De verdad, en Rusia las tradiciones navideñas no tienen tanto encanto como en el mundo occidental. Como la fiesta religiosa la Navidad se celebra desde la Cristianización de la Rus antigua a finales del siglo X. Sólo en el siglo XVIII surgieron Belenes, y a mediados del siglo XIX llegó la tradición de decorar el Árbol de Navidad en casas de ciudadanos y aldeanos. Hasta entonces la parte profana de la fiesta había presentada con bailes de máscaras y  las Pascuas de Navidad, que no excluía la alegría y regocijos entre todas las clases sociales. El personaje que trae regalos para los niños, llamado el Ded Moroz (el Abuelo Frío o el Abuelo Escarcha) apareció a principios del siglo pasado. La Revolución de Octubre de 1917 llevó al poder el partido comunista que construyó un estado ateo según su credo antirreligioso. Poco a poco todas las fiestas eclesiásticas han sido desarraigadas, y en 1929 prohibieron celebrar la fiesta de Navidad. El árbol de Navidad se consideró un atributo de burguesía. Sin embargo, en 1935 la política de la URSS súbitamente se volvió hacia las tradiciones navideñas, aunque en este caso atribuyéndolas a la celebración de la Noche Vieja, sustituyendo así una fiesta por otra y proclamando definitivamente  la fiesta totalmente profana. Desde entonces y hasta ahora nuestra conciencia percibe la Navidad como la fiesta de la Noche Vieja, que en mi país está la más alegre y esperada fiesta del año. Es la Noche Vieja cuando los niños rusos reciben sus regalos, y es el Ded Moroz (el equivalente ruso de Papá Noel) aquel personaje al cual dirigen sus cartas con sus peticiones. Hoy en día aun existe el Correo de Ded Moroz y su residencia en la ciudad de Veliki Ústiug situado al norte de Rusia .

En cuanto a la Navidad, las tradiciones de su celebración han vuelto en 1991, después de la perestroika, aunque sobre todo la celebran las iglesias y los creyentes. Hoy en día la Iglesia Rusa tiene mucha  (sin decir demasiada) influencia a la política interior del país. No obstante, las generaciones que se han crecido durante  la época soviética en su mayoría siguen celebrando la Noche Vieja según su  costumbre habitual. Además, Rusia es un país multiconfesional, es decir que entre nuestra población hay representantes de casi todas las religiones del mundo: musulmanes, budistas, hinduístas, católicos, protestantes, etc.  La misma Iglesia Ortodoxa Rusa vive según el viejo calendario juliano y celebra la Navidad el 7 de enero. Por la tradición eclesiástica hasta entonces los creyentes guardan ayuno y no deben celebrar la Noche Vieja con sus excesos gastronómicos. En Rusia siempre todo está muy liado.

A mí y a mi familia, nos encanta la Navidad, sobre todo después de años que hemos pasado en España. Todos los años pasamos por el Belén gigantesco en la Plaza del Pilar en Zaragoza, por las calles iluminadas de distintas ciudades españolas, escuchando los villancicos que aprendemos de memoria, comprando los mantecados y polvorones y mucho más. Mis mejores recuerdos de esos días abarcan los Festivales de Navidad en el cole donde estudió mi hijo, las fiestas y conciertos del coro y todo eso. Y sea como sea en mi país, mañana voy a poner villancicos y preparar la cena navideña para mi familia.

dsc00472a

¡Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo! Os deseo a todos mis amigos blogueros mucha felicidad y que cumplan vuestros mejores deseos. ¡Felices fiestas a todas y todos!

Anuncios

12 pensamientos en “Buscando la Navidad

    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      ¡Muchísimas gracias, Fabio! Qué muchas lenguas hablas. 🙂
      Perdona por la respuesta tan retrasada: los filtros de spam habían puesto tu comentario no sé dónde, qué bien que he encontrado casualmente ya. A ti ¡Feliz Año lleno de todos los éxitos! Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  1. Lord Alce

    Muy, muy, muy interesante entrada, vecina. El cuento, muy majico, que diríamos por aquí, y tu resumen sobre la celebración de estas fiestas en Rusia, estupendo.
    Me quedo con eso de que no sabías lo de la Babushka. Aunque sea por motivos diferentes, también aquí, en Aragón, se han olvidado ciertas cosas tradicionales que sorprenden cuando se redescubren. No es que sea yo particulamente nostálgico de cosas así (prefieron mirar al futuro siempre), pero, a fin de cuentas, siempre he sido un loco de la historia… Paradojas que tiene uno 😀
    ¡Saludos! Y que Ded Moroz te traiga muchos regalos 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      ¡Muchas gracias, Lord Alce! Por tu comentario muy interesante, por los deseos de regalos 🙂 y por lo de “vecina” ¡especialmente! Y lo de “majico” también. Soy maña por dentro, y después de años en Zaragoza, me dedico a recoger las leyendas e historias aragonesas (y de toda España), a mí me encantan. A principios de mi blog quería hacerlo bilingüe, contando cosas de España y Aragón para lectores de Rusia, pero está complicado, y por eso escribo esas cosas en otro blog dentro del segmento cirílico de Livejournal, todo sobre mi experiencia en España, las fiestas, las leyendas, la historia y todo que me resulta investigar sobre eso, y me visita la gente muy interesada en la cultura de España.
      Y entiendo muy bien tu afición por la historia, porque a mí me parece que sería imposible vivir en España sin tal interés, cuando toda la piedra de una ciudad nos la muestra y tocándola tocas la historia viva. Es una sensación muy especial, hay pocos sitios en la tierra que la despierten.
      En cuanto a la Babushka, creo que es un personaje realmente inventado en el extranjero. En Rusia hay muchos historiadores e investigadores del folclore nacional, con obras muy serias, y leí muchas de ellas; y además durante muchas décadas la enseñanza del país estaba convocada a efectuar la educación patriótica en los niños, entre todo a base del folclore nacional (pero también era la educación antirreligiosa). En el folclore ruso tradicional las figuras de los Tres Reyes nunca mencionaron (creo que fue por la cristianización tardía de la tierra), y si existían algunas historias de los Reyes, todas habían sido traducidas y copiadas de la cultura occidental. Y las babushkas-abuelas presentan más o menos la quinta parte de la población del país. Pero pese a todo la leyenda es muy bonita y merece de formar parte de la cultura folclórica contemporánea de mi país.
      ¡Saludos! ¡Y que los Reyes te traigan muchos regalos! 🙂

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. Mª Yolanda Gracia López

    ¡Cómo me gusta leer tus historias sobre historias! Es realmente enriquecedor. Bueno, ya sabes que Lord Alce vive también en “nuestra” Zaragoza ¿no?. Yo, sinceramente, no conocía esta historia.
    Os deseo, a ti y a tu familia, un feliz fin de año y, sobre todo, un 2017 lleno de salud, paz e ilusión (que no falte nunca). Un abrazo muy fuerte. Hoy en Zaragoza estamos a 0 gradicos; supongo que esto para ti es de risa, pero aquí estamos asustadicos. En fin, envueltos como momias por la calle.
    Un abrazo muy muy fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      Yolanda, ¡muchísimas gracias por tus palabras tan calurosas! Tal vez estamos en Moscú en las condiciones más agradables que vosotros, con nuestros +2 gradicos, tan raras veces, jajaja. De verdad, como dicen en Zaragoza, si puedes vivir en la capital aragonesa con su clima y con “nuestro querido” cierzo, sabrás sobrevivir en cualquiera parte del mundo ¿no?
      En cuanto a Lord Alce, ya lo entendí que vive en Zaragoza, leyendo su blog. Me llenan buenas sentimientos sabiendo que el círculo de mis amigos maños se aumenta con las personas tan maravillosas.
      ¡Feliz Año Nuevo! Os deseo a ti a los que están a tu alrededor, que el 2017 os traiga muchas cosas buenas e interesantes, nuevos libros y descubrimientos, y sobre todo ¡Igualmente! mucha salud, paz e ilusión! Un abrazo fuerte desde la capital fría.

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s