En la isla museo


¡Hola a todos! Pido vuestro perdón por un largo intervalo desde mi última entrada debido a varias razones. Ahora vuelvo con varias imágenes que he traído desde un viaje al norte de Rusia hace varios años. Con motivo del Día de los Museos, celebrado el jueves pasado, y de la Noche de los Museos, que se espera este fin de semana, voy a presentaros un museo ruso muy especial. Se trata de Kizhi Pogost, que está situado al aire libre, en la isla Kizhi en el lago Onega en la República de Carelia, Rusia.   Es un conjunto arquitectónico de gran valor artístico que contiene edificios exclusivamente de madera. Desde 1990 está incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, señalando entre otras cosas: “Estas inusuales construcciones, en la que los carpinteros crearon una audaz arquitectura visionaria, perpetúan un antiguo modelo de espacio parroquial y están en armonía con el paisaje que las rodea”.

img_2922a

img_2896a

La isla Kizhi tiene longitud de 6 kilómetros y sólo un kilómetro de ancho. Es una de las múltiples islas del lago que por sus dimensiones más parece a mar. Lo que podemos ver en la foto no son las orillas del lago sino las islas alrededor de la isla Kizhi

img_2855a

Para llegar a la isla hay que emprender un viaje por el lago Onega.  Entre la capital de Carelia, la ciudad de Petrozavodsk, situada a orillas del lago, y Kizhi, que se encuentra a 68 km de la capital, varias veces al día cursan buques aerodeslizantes: hidroalas o alíscafos.

img_2845a

img_2851a

Es interesante que los últimos años el museo está accesible en invierno también: para eso cursan lanchas especiales: buques aerodeslizadores que van sobre hielo del lago. Pero no puedo aconsejar tal viaje por muchas incomodidades del invierno ruso.

aliscafo

La imagen de Kseniya Chesnokova

El conjunto arquitectónico original consiste de dos iglesias y un campanario del período entre los siglos XVII y XIX, aunque en los años sesenta del siglo pasado al museo fueron trasladado muchos otros edificios antiguos de madera de las regiones norteñas de Rusia y sobre todo de Carelia: ermitas, capillas, casas campesinas y dependencias rurales.

img_2870a

La edificación más importante del museo es la iglesia de la Transfiguración del Señor, construida en 1722, coronada  con 22 cúpulas. Cuenta la leyenda, que construyéndola, el maestro carpintero Néstor utilizó una sola hacha, y ni un clavo, y al acabar su trabajo, lanzó el hacha al lago Onega, pronunciando las palabras: “No la hubo, y no habrá otra iglesia como esta”. De hecho, no es exactamente así: varios clavos fueron utilizados en la construcción de las cúpulas.

img_2853a

img_2854a.jpg

img_2869a.jpg

Al lado se encuentra la iglesia de la Intercesión de la Virgen, con sus 9 cúpulas.

img_2858a

img_2861a.jpg

En el interior de la iglesia.

img_2863a

El iconostasio.

img_2864a.jpg

También el museo cuenta con varias casas campesinas,  se trata de casas grandes que tuvieron propietarios bastante acomodados.

img_2871a

img_2873a

img_2892a

La mayoría de los edificios contiene las exposiciones interiores con objetos de uso de la época, y el personal del museo disfrazado de trajes tradicionales muestra su agilidad en la artesanía típica de la región.

img_2877a.jpg

img_2881a

¿Es posible imaginar la casa rusa sin samovar?

img_2888a

¿Y sin estufa rusa? Tal estufa quema leña o carbón vegetal y se utiliza no sólo para cocinar, y aún no sólo para la calefacción doméstica, sino en invierno para dormir sobre su parte superior para recibir más calor.

img_2889a

De hecho, no todos dormían así, normalmente dormir sobre la estufa preferían los abuelos de la casa, teniendo más frío que los demás, también en casas campesinas solían dormir en poyos (en las casas más humildes) y en camas.

img_2890a

Las cunas para bebés solían colgar bajo techo con ayuda de vara larga que se apoyaba en una viga a modo de una palanca: era una construcción segura y servía para acunar a las crías.

img_2907a

img_2931a

El baño de vapor.

img_2912a

La tejedora.

img_2885a

Y la bordadora.

img_2891a

El tallista en madera.

img_2902a

En la parte exterior de la casa, bajo techo, hicieron su nido las golondrinas.

img_2893a

Las casas situadas en las zonas del norte normalmente tuvieron accesorias para guardar allí todos los aperos de labranza y pesca, y además un corral cubierto, contiguo a la vivienda, para ganado y animales domésticos.  También guardaron así los trineos para moverse sobre la nieve y las redes de pescar.

img_2880a

Canoas de diferentes modelos típicas de la región Onega.

img_2878a

img_2894a

img_2905a

Los molinos de viento, no tienen nada que ver con los contra cuales luchaba Don Quijote en España.

img_2899a

img_2921a

También en el museo hay varias pequeñas ermitas de madera.

img_2916a

En el interior de la ermita.

img_2917a

El techo policromado.

img_2918a

El museo de la arquitectura de madera de Kizhi va a participar en la Noche de los Museos, así como muchos otros museos por todo el mundo.

¡Buen fin de semana!

Anuncios

16 pensamientos en “En la isla museo

  1. Lord Alce

    Ya comentamos en una ocasión nuestros pareceres sobre las obras en madera y el influjo del arte bizantino sobre la arquitectura rusa. Estas fotos son, además de una preciosidad, clara muestra de lo que decíamos. Ese resabio semimedieval, esas gentes ataviadas de época dándole al sitio una “verosimilitud” que te permite meterte en el ambiente… ¡Muy bonito!
    Como muy bonita es la historia de Néstro construyendo la iglesia, por cierto 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      ¡Muchas gracias, Luis! Siempre me gustan esas cosas con “verasimiltud”, en Rusia, por desgracia, no son abundantes, en España hay muchas más y es lo que me encanta entre muchas otras cosas. 🙂 La madera es un material cálido, si se puede determinarlo así, es decir que es casi vivo. De corta vida, eso sí, sobre todo si se trata de su uso en las regiones del clima duro. No quiero decir que quería vivir en una casa de madera, pero tiene su encanto. )
      La historia de Néstor es bonita y muy característica para la cultura rusa, hay varias algo parecidas, por ejemplo, la de un maestro constructor que elevó la famosa Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú: la leyenda dice que fue cegado con objetivo que nunca pudiera repetir nada tanto bonito. 🙂 Y hay bastante más. Quiero decir que a veces me parece que los maestros rusos antiguos (o sus contratistas) estuvieron muy preocupados por la exclusividad de sus obras, cuales nunca y nadie no debería repetir y reconstruir. 🙂

      Le gusta a 1 persona

      Responder
    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      Me alegro mucho que te ha gustado. Esos lanchas me han sorprendido también, los he conocido hace un par de meses, cuando una amiga bloguera rusa hice tal viaje y lo describió en su blog. ¡Muchas gracias por tus amables palabras! ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s