Archivo de la categoría: La cocina rusa

La temporada de abedul


Abril en Rusia es la mejor temporada para recolectar algo muy especial en nuestra cocina: el zumo de abedul, como lo llamamos. Por supuesto, no es ningún zumo, sino la savia del árbol que a finales del invierno y a principios de la primavera se desplaza intensivamente desde abajo hacia arriba debido a la tensión en las raíces. Después del largo y frío invierno los árboles se despiertan y su savia empieza circular por sus conductos, acumulando ciertas cantidades de azúcar, pero antes de la aparición de las hojas.

Sigue leyendo

El día del pescado


Cuando hace años mi marido trabajó en un instituto de investigación en Madrid, solía almorzar en un comedor de la empresa. Y me contó que los jueves allí siempre servían la paella de marisco: un hecho que nos pareció algo curioso (en los dos sentidos de la palabra). El caso es que en Rusia durante muchos años o aun décadas los jueves fueron los días del pescado en todos los comedores públicos del país.

Sigue leyendo

Qué comemos en Rusia. Parte VII: productos lácteos


En muchos cuentos populares rusos se mencionan los ríos de leche con las orillas de kisel (que corresponde a un concepto del país de las mil maravillas, país de Jauja). Porque la leche siempre se asociaba en Rusia con un símbolo del bienestar, de  la vida holgada y despreocupada y de la abundancia inagotable.

riodeleche

Imagen de aquí

Desde la antigüedad los productos lácteos siempre eran estimados y respetados, aunque no todos de ellos aparicieron a la vez. Pero ahora estos productos presentan muchísima diversidad,  pueden ser frescos, fermentados, elaborados, etc. A continuación voy a contar un poco no tanto sobre su elaboración como sobre su metamorfosis, su transformación de uno a otro a partir de un producto básico. Y por supuesto un par de recetas (o un poco más).

Sigue leyendo

Qué bebemos en Rusia. No sólo el vodka


Pese a la opinión difundida, una bebida más popular en Rusia no es el vodka, sino el té. Lo toman todos, normalmente por lo menos dos o tres veces al día. Aunque el té apareció en Rusia en la primera mitad del siglo XVII y costaba mucho, se difundió muy rápidamente entre todas las clases sociales. La tradición de tomar el té entre la aristocracia rusa tomó como modelo la de Gran Bretaña, sentando a la mesa perfectamente puesta, con la vajilla de porcelana, a menudo añadiendo la leche a la bebida, tomando postres y teniendo las conversaciones largas. De manera diferente tomaban el té en las casas de mercaderes (que formaban su propia clase social en Rusia de los siglos XVIII, XIX y los principios del XX, bajo los nobles y clérigos). La gente de este grupo solía exhibir su bienestar, y cuando mencionamos la mesa tradicional de té en Rusia, imaginamos ante todo su manera de tomar el té.

Kustodiev_Merchants_Wife

Borís Kustódiev. “La mujer del mercader tomando el té”

Sigue leyendo

Qué comemos en Rusia. Parte 6: shashlik


Ya está empezándose el verano, y en Rusia desde los primeros días de mayo se abre la temporada de la carne a la brasa que se llama el shashlik. Este plato ha llegado de los pueblos del Cáucaso y pronto se captó la afición del gran público, sobre todo desde la segunda mitad del siglo XX. La misma palabra shashlik procede de las lenguas túrquicas. Se prepara muy fácilmente, necesitamos sólo la carne de buena calidad, ciertos utensilios como para la barbacoa y un lugar donde podríamos prender el fuego. Ya sé que en España hay muchas tradiciones de hacer las barbacoas a la brasa, pero si os pueda interesar cómo la hacemos en Rusia, os lo cuento a continuación.

Sigue leyendo

Qué comemos en Rusia. Parte 4: sopas


Mientras preparaba la presente entrada llegué a saber con sorpresa que el 5 de abril se celebra el Día Internacional de la Sopa. Aunque nos habíamos cruzado en el tiempo con este acontecimiento, voy a continuarlo, y sobre todo porque en Rusia celebramos los días de la sopa todos los días durante todo el año. La sopa en mi país es uno de los fundamentos de la comida diaria para la mayoría de la gente de todas las edades y bolsillos. A continuación voy a contaros ciertos datos de la historia de este plato en Rusia, de su lugar en la cultura y en la mesa y, como siempre, voy a mostraros un par de recetas.

Sigue leyendo