Archivo de la etiqueta: Arte

Las tempestades y las calmas de Aivazovsky


Recuerdo muy bien tal sensación que se me ocurrió cuando de pequeña me llevaron por primera vez en la Galería Tretiakov de Moscú, donde están expuestas las obras de muchos pintores rusos desde la antigüedad hasta el siglo XX. Más de todo me sorprendieron los cuadros de Iván Aivazovsky. Parecía que era imposible pintar así el mar, sin importar si sea tranquilo o inquieto, que siempre aparece lleno de la luz y la sombra, y que es tanto natural que casi sentí su olor y el sabor de sus gotas, ligeramente amargas y saladas a la vez. Hasta ahora creo que el mejor mar alguna vez pintado vi en sus obras. Hoy día su secreto está parcialmente descubierto y cosiste en finísimas pinceladas de pintura (este truco se llama la veladura) que permite crear “el agua viva”, transparente, por lo cual su obra a veces más parece a la acuarela que al óleo. Hace 200 años, el 29 de julio de 1817, nació Iván Aivazovsky,  un pintor ruso de origen armenio que hasta ahora es considerado uno de los mejores artistas de marinas en la historia del arte mundial.

800px-Stormy_sea_at_night

Iván Aivazovsky. Tempestad en el mar nocturno.

Sigue leyendo

Anuncios

Pasados por el fuego, el agua y las trompetas de cobre


Paseando por una de las avenidas de la parte central de Moscú, se puede ver un monumento curioso. Es un válenok (válenki en plural), una bota de fieltro: un calzado típico de invierno en Rusia.  Está instalado al lado de la entrada a un restaurante del mismo nombre, “El Válenok” en Moscú. Es una obra de Valeria Loshak, una artista de San Petersburgo, y es el mayor válenok del mundo. Mide 6 metros de altura y tiene una puerta para entrar al dentro.

Sigue leyendo

Un baile con lágrimas ocultas tras sonrisas


Hay un programa en la televisión rusa que se llama “La edad de hielo”. Pese a su nombre no nos cuenta de los períodos glaciales ni nos muestra dibujos con ardilla prehistórica acosando su bellota. Posiblemente recordéis un programa de La 1 y luego del Telecinco “¡Mira quién baila!”. Pues la versión rusa es algo parecido y a la vez auténtico, porque los participantes bailan no sobre el suelo, sino sobre hielo.

holocausto-19

La foto desde este sitio.

Sigue leyendo

85 años hilando títeres


Todo el mundo sabe cuál es el teatro más grande, famoso  y representativo de Rusia: el Teatro Bolshói. Pero no de este teatro (sin duda de gran mérito) se tratará en la entrada actual. Moscú además de ser la capital del país, es la capital teatral de Rusia albergando más de una centena de teatros de distintos géneros. Y ahora tengo varios motivos para contaros de un teatro extraordinario que este otoño abrió su 85ª temporada: el Teatro de Títeres Obraztsov (conocido también como el Teatro Estatal Académico de Marionetas Obraztsov). Ya hace muchos años el teatro ganó gloria representando excelentes espectáculos tanto para niños como para adultos. Su 85º aniversario la Compañía  se celebra con una nueva representación con un toque clásico e hispánico: mismísimo El Quijote ha salido a las tablas. El 6 de octubre era estrenado el espectáculo que está dirigido a todo tipo de espectadores desde el más pequeño hasta el más mayor. Aquí está un fragmento pequeño de la obra.

Sigue leyendo

La vida como una especie del arte


Hace poco ya he mencionado a Maximilián Voloshin contando sobre un pueblo de Crimea con un toque bohémico. Hoy se celebra un aniversario luctuoso del poeta, artista, crítico literario y artístico, y además una persona muy extraordinaria, hasta que se considera entre los 100 grandes originales y extravagantes del mundo (de mismo modo como, por ejemplo, Salvador Dalí). Su vida por sí misma es una obra del arte.

P1070595a

Monumento a Voloshin frente a su casa museo en Koktebel

Sigue leyendo

Qué bebemos en Rusia. No sólo el vodka


Pese a la opinión difundida, una bebida más popular en Rusia no es el vodka, sino el té. Lo toman todos, normalmente por lo menos dos o tres veces al día. Aunque el té apareció en Rusia en la primera mitad del siglo XVII y costaba mucho, se difundió muy rápidamente entre todas las clases sociales. La tradición de tomar el té entre la aristocracia rusa tomó como modelo la de Gran Bretaña, sentando a la mesa perfectamente puesta, con la vajilla de porcelana, a menudo añadiendo la leche a la bebida, tomando postres y teniendo las conversaciones largas. De manera diferente tomaban el té en las casas de mercaderes (que formaban su propia clase social en Rusia de los siglos XVIII, XIX y los principios del XX, bajo los nobles y clérigos). La gente de este grupo solía exhibir su bienestar, y cuando mencionamos la mesa tradicional de té en Rusia, imaginamos ante todo su manera de tomar el té.

Kustodiev_Merchants_Wife

Borís Kustódiev. “La mujer del mercader tomando el té”

Sigue leyendo