A qué huele la Noche Vieja en Rusia


Se acerca la Noche Vieja, la fiesta más esperada en mi país. Durante todos los últimos días toda la gente está preocupada por las preparaciones: necesitamos inventar ideas de regalos para familiares, para compañeros de trabajo o de clase; también hay que tener claro el programa de entrenamientos festivos y mucho más. La parte considerable es la mesa de la Noche Vieja, porque debe ser muy especial, abundante y para todos los gustos. En la mayoría de hogares es una fiesta familiar, aunque hay quienes reciben a los invitados o van a casas de amigos. Toda la familia e invitados se unen alrededor de la mesa puesta de gala, con un Árbol de Navidad en un rincón más visible del salón, con regalos preparados bajo de él. Normalmente la cena de Noche Vieja empieza varias horas antes de las doce de la noche, a las diez o a las once y dura hasta la una o las dos de la madrugada, aunque hay quienes al celebrar las doce campanadas salen a la calle para lanzar cohetes, descender de toboganes de hielo, ver los fuegos artificiales en la Plaza Roja u otros rincones emblemáticos de las ciudades rusas, o simplemente disfrutar de un paseo por una ciudad invernal cubierta de nieve e iluminada de luces (un placer muy dudoso para mí por motivo del frío, aunque muy apreciado por muchos los demás en mi país).

P1090342a

Abetos – así llamamos no sólo el mismo Árbol de Navidad, sino las fiestas infantiles con espectáculos navideños que tienen lugar por todo el país en teatros, circos y arenas deportivas. Durante las vacaciones de invierno  esos establecimientos ofrecen un amplio programa para los niños de todas las edades. Entre las representaciones infantiles destacan los espectáculos teatralizados de patinaje sobre hielo. Los protagonistas de todas las actuaciones son Ded Moroz (un personaje inventado, un análogo ruso de Papá Noel y su nieta Snegurochka (la Doncella de Nieve, ideada en la época soviética para equilibrar la igualdad de género). Normalmente después de un espectáculo todos los niños reciben una bolsita de regalos dulces.

Los días alrededor de esa fecha tienen un encanto especial y su aroma singular. La Noche Vieja en Rusia huele a la pinocha y a mandarinas. Lo primero es porque normalmente para la fiesta solemos instalar en casa el abeto natural, que se vende en los mercadillos de abetos o en los centros comerciales. En los últimos años cada vez más gente prefiere abetos artificiales, pero no es posible comparar las dos cosas. Y lo segundo, el olor de mandarina, es lo que acompaña la Noche Vieja desde los tiempos soviéticos. La razón es muy sencilla: en la URSS la mandarina fue la única fruta que podríamos comprar en la frutería en pleno invierno. Las manzanas a esas alturas del año ya fueron de poca calidad, y sólo naranjas y mandarinas fueron frutas alcanzables en aquella época, sobre todo gracias a comercio exterior con países como Marruecos o Egipto. Las mandarinas también formaron parte del juego de dulces que recibían los niños durante las fiestas navideñas y además podían ocupar su lugar entre los demás adornos para decorar el Árbol de Noel. Hoy en día los centros comerciales nos ofrecen toda la fruta hasta la más exótica, sin embargo mandarinas siempre aparecen en todos los hogares para la Noche Vieja.

oboi-elka-mandariny06

Foto de este sitio.

Las fiestas rusas (salvo pocas exclusiones) no requieren ningún menú especial. Pero ya hay ciertas tradiciones para la cena de la Noche Vieja. Normalmente preparan muchos platos nutritivos y abundantes. Los entrantes y aperitivos fríos y calientes, como el jolodets (una especie de aspic de carne gelatinosa), dos o tres ensaladillas entre las cuales los primeros puestos ocupan el olivier (la ensaladilla rusa), el arenque bajo abrigo,  vinegret o mimosa. También en la mesa no faltan verduras de las conservas caseras en salazones, embutidos y quesos, canapés con caviar de salmón y de salmón marinado (son los productos de lujo en Rusia y rara fiesta pasa sin su presencia), y todo lo que se puede imaginar. El plato principal puede presentar carne asado al horno con patatas, también se aprecia mucho para la cena festiva pato, o pavo o aun ganso asado (que viene de la tradición antigua rusa), en ocasiones puede ser pescado, aunque en la Rusia central es un problema encontrar buen pescado en venta. Como veis, nada que ver con la vida sana. Pero… una vez al año podemos permitírnoslo. Todos los platos tan abundantes según la tradición rusa están dedicadas para ser acompañados con bebidas alcohólicas, entre las cuales, por desgracia, el vino todavía no ocupa un lugar considerable. Además esperan su debida hora los postres, por ejemplo una tarta, y además dulces, frutas y mucho más. Raros sean los que hubieren podido soportar todo el programa gastronómico de la cena como esa.

IMG_20160308_221524a

A las doce menos diez todas las conversaciones se callan para poder escuchar la felicitación del señor Presidente del país por la tele. Como siempre, el Presidente nos cuenta algo sobre ciertos logros del país, se lamenta sobre algunas desgracias que siempre tienen lugar en un país de tantas dimensiones, expresa su esperanza para el futuro y desea a todos un feliz año nuevo. Hay muchos quienes omiten esa parte de la fiesta. Pero exactamente a las doce de la Noche Vieja se abren las botellas de vino de Champaña (la parte integrante de las celebraciones de Noche Vieja), y brindan con felicitaciones de unos a otros. Después de la cena la gente activa puede ir a la calle o pasar un rato bailando, cantando o jugando a juegos deportivos o de mesa, aunque la gente inerte prefiere limitarse a los programas televisivos que en su mayoría son las presentaciones de gala de Noche Vieja, algo muy parecido a las de que se trata en la película cómica española “Mi gran noche” dirigida  por Álex de la Iglesia y protagonizada por Rafael. Si no la habéis visto, la os recomiendo porque es muy divertida. También hay muchas películas navideñas que durante esas fechas nos muestran por la tele.

Especialmente debo mencionar que durante los últimos más o menos cuarenta años se ha aparecido una tradición de ver una película muy singular para todos en mi país. Se trata de una comedía lírica “La ironía del destino, o goce de su baño”, dirigida por un genial director de cine Eldar Riazánov (me parece que es posible encontrar una versión traducida al español en el canal de yuotube). Es la película que gusta a muchos tanto que durante de las vacaciones navideñas la proyectan varias veces por distintos canales de la tele.

En cuanto a mi familia y yo, esta vez estaremos en casa, con la cena no tan abundante como nos indican las tradiciones, aunque ciertos platos voy a preparar. En lugar de conciertos por la tele rusa, vamos a escuchar villancicos y a las dos de la madrugada (así es la diferencia horaria entre Moscú y España) vamos a participar en la fiesta de la Plaza del Pilar en Zaragoza tragando las doce uvas al compás de la campanada del Ayuntamiento y con el concierto directo de la plaza. Antes todas las Noches Viejas hemos pasado allí realmente, ahora lo hacemos virtualmente gracias a la AragónTV.

p1030253a

¡Feliz Año 2017 a todos!

Anuncios

9 pensamientos en “A qué huele la Noche Vieja en Rusia

    1. vozdemoscu Autor de la entrada

      ¡Muchas gracias! Muy buenos deseos dignos de ser cumplidos. Para ti también ¡Feliz Año Nuevo! Qué te traiga mucha alegria y salud a ti y a tu familia!!! Un abrazo

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s